El efecto Streisand

Hace unos días, buscando a ver qué se decía de «N Mundos – Mundo Pequeño» en la Red me topé con una crítica muy extraña. En ella, una «Madre preocupada» me acusaba de ser parte del «lobby gay». La web borró el comentario por estar fuera de lugar y yo seguí feliz con mi vida de escritor poniendo y quitando lavadoras, pasando la aspiradora, vamos, lo normal.

Ayer me desayuno con un comentario en Twitter que me dejó ya flipando: Un señor me llamaba de todo y me acusaba de «lesbianizar» a las niñas porque en N Mundos había hadas lesbianas.

(El que quiera ver toda la pataleta de José Julián, puede hacer click aquí)

Siguió con sus insultos e incluso alguna amenaza más o menos directa por lo que le invité a venir a la presentación en Madrid y el resultado fue que me bloqueó.

El asunto tendría que haber quedado ahí, lo sé, pero me hierve la sangre con las actitudes homófobas y este individuo demostraba en primer lugar no saber nada de la psique humana, de cómo nace la identidad sexual y en segundo lugar mandaba al lodo mi trabajo de varios años.
Puse un par de capturas en Twitter, más por desahogo y por aquello de reírnos un poco mis seguidores y yo, cuando la bola comenzó a crecer, a seguirme más gente, a valorar muy positivamente «N Mundos», amén de todo el cachondeo que se montó con mis supuestos poderes «lesbianizantes», claro.
Y el resultado no ha podido ser mejor para mí: la novela ha roto en Amazon, ha alcanzado el puesto 26 entre los más vendidos de fantasía y muchas personas encantadoras me han mostrado su apoyo.

Siempre digo que tengo los mejores lectores del mundo, de los N Mundos, los más guapos, altos y salerosos y me lo habéis vuelto a demostrar. Os quiero.
Y para terminar, mi querido José Julián, que temes que «N Mundos» vuelva a tus hijas lesbianas tengo dos malas noticias: tus hijas se irán a la cama con quién a ellas les dé la real gana y La Inquisición terminó hace muchos años.
Sigo escribiendo…

¡Yumi le vi!

Sí, es probable que aún no sepas qué demonios significa esta frase. “¿Acaso el libro está escrito en una lengua extranjera?” te preguntarás. Bueno, una pequeña parte, algunos diálogos sí que están en un idioma que no se habla aquí, en el Otro Lado, pero te aseguro que según avances en las páginas de N Mundos – Mundo Pequeño acabarás hablando esta lengua más o menos bien (todo lo bien que un humano puede hablarla, claro).

“¿Pero esto de qué va?” estarás gritando a la pantalla. Tienes toda la razón, es una descortesía empezar por algo así. N Mundos – Mundo Pequeño es una novela de fantasía steampunk en la que una apocada pero rebelde profesora londinense de finales del siglo XIX descubre todo un nuevo Universo donde hay especies que nunca hemos visto aquí, donde las hadas existen (pero no son como Disney nos ha vendido) y donde los animales son cualquier cosa menos animales.

Además aquí te vamos a mostrar todo lo relacionado con N Mundos, con su Universo transmedia ya que la novela, que edita Alethé demostrando que apuestan por los autores españoles de fantasía y ciencia ficción, tiene una banda sonora original (sí, como las películas; no una mera playlist de spotify, no), una línea de joyas que puedes llevar (sí, joyas, hechas por el orfebre de Plataica) y más cosas que iremos anunciando.

Y si ya has leído la novela, solo podemos decirte… ¡Yumi le vi!